El cuerpo solo necesita estar ligeramente inclinado hacia adelante y no permitir que se “enrolle” de lado a lado. El punto de contacto entre el pie y la cinta de correr debe estar en línea con la cabeza y las caderas. Durante la carrera, se debe mantener una postura correcta y un torso uniforme.

No intente aumentar la longitud del paso de ejecución. Debe ser natural. Si intenta aumentar la longitud de la zancada, esto no le traerá ningún beneficio práctico.

Sujeto a la posición adecuada del cuerpo, las piernas trabajarán solas. Y como resultado de largos entrenamientos, con un aumento de la fuerza en los músculos de las piernas, la longitud del paso aumentará gradualmente. Necesitas correr en tu estilo natural, no tratando de alargar el paso.

Intente poner el talón en el suelo primero y luego haga un balanceo suave con el resto del pie. Esta técnica le permite evitar cargas innecesarias en el sistema musculoesquelético. Para un balanceo suave del pie, debe usar los músculos frontales de la parte inferior de la pierna.

En el transcurso de varios entrenamientos, controle la posición del pie y rápidamente aprenderá cómo colocarlo correctamente en el suelo. Mientras corres, trata de no rebotar, muévete suave y suavemente. Sus ojos deben estar fijos en el horizonte: esta es la mejor manera de controlar la postura correcta durante el ejercicio.

Correr bien: hora y lugar de empleo

Para que correr sea lo más efectivo, debe calcular correctamente su tiempo de entrenamiento y carga. Si recién comienza, limítese a una caminata de 15 minutos a lo largo de la ruta.

Después de unos días, comience a cambiar gradualmente a correr, alternando con caminar. Después de varias semanas de entrenamiento, puede aumentar gradualmente el tiempo a 20-30 minutos, aumentar el ritmo y la longitud de la distancia. El horario óptimo para correr entrenamiento es de tres a cuatro veces por semana durante 40-50 minutos.