Ayunar por la resistencia no es una buena idea. La duración de la lección y su intensidad están limitadas por las reservas de glucógeno en el cuerpo, por lo que es recomendable reponerlas antes de una larga carrera. Los estudios científicos realizados entre atletas profesionales han demostrado que se pueden lograr resultados positivos utilizando un entrenamiento especial con reservas de glucógeno previamente consumidas. Este enfoque supuestamente le enseña al cuerpo a obtener energía de las grasas y gastar glucógeno muscular de manera más económica durante el entrenamiento. Sin embargo, no hay evidencia directa de que esto conduzca a una mejora significativa en el rendimiento durante la carrera. También es importante tener en cuenta que el uso frecuente de este tipo de entrenamiento puede afectar negativamente su salud. Existen métodos más efectivos para perder peso o mejorar la resistencia, pero correr con el estómago vacío ayudará a diversificar su proceso de entrenamiento. Este tipo de entrenamiento es adecuado para aquellos que prefieren correr temprano en la mañana antes del desayuno. Sin embargo, si decide correr con el estómago vacío, aquí hay algunos consejos simples:
Dependiendo de su nivel de condición física, la carrera debe durar de 40 a 60 minutos;
Use una intensidad baja (el ritmo debe ser tal que pueda tener una conversación tranquila);
Beba un vaso de agua antes de correr.
Durante los primeros 30 minutos después del entrenamiento, su cuerpo puede absorber nutrientes más rápido de lo normal (este fenómeno a menudo se llama la “ventana anabólica”), por lo que debe tomar un desayuno abundante rico en proteínas y carbohidratos.

La técnica de carrera adecuada hará que sus movimientos sean más eficientes y económicos, lo que le permitirá mostrar mejores resultados y reducir el riesgo de lesiones. Hay muchas teorías sobre la técnica correcta de carrera, pero para cada corredor individual será de naturaleza individual, ya que depende de la estructura del cuerpo, la condición física, la distancia y la superficie. Una buena técnica de carrera no es solo la correcta colocación del pie y el mantenimiento de la postura. ¡También es muy importante tener en cuenta cómo respiras e incluso qué piensas mientras corres!